Casos destacados

Hamilton Wingo

COMPARTIR:

Algo en el agua

El ranchero del norte de Texas, Cody Murray y su padre Jim fueron a investigar una bomba de agua después de ver que agua presurizada se escapaba del pozo y cuando accionaron un interruptor, una ‘bola de fuego’ estalló por acumulación de gas metano que explotó sobre los hombres.

La explosión se extendió 30 pies en ambas direcciones, prendiendo fuego a la camiseta de Cody y causando serias lesiones por quemaduras a su padre, esposa y a su pequeña hija de cuatro años, de acuerdo con la demanda.

El abogado Chris Hamilton ayudó a pelear contra las compañías de petróleo y gas responsables. Se alegó en la demanda que el metano provenía de los pozos fracturados cerca de la casa de los Murray en Perrin, que se encuentra a 35 millas de Fort Worth —el lugar de origen de la fracturación hidráulica.

Una explosión en un pozo de agua quema severamente a una familia; se atribuye a una fractura hidráulica

Family - including four-year-old girl - left with horror burns when the WELL at their ranch exploded into a giant fireball - and they blame nearby fracking
[ARTICLE] DAILY MAIL. “La familia —incluyendo a una niña de cuatro años —quedaron con horribles quemaduras cuando el pozo de su rancho explotó en una bola de fuego gigante —y ellos culpan a una fractura hidráulica cercana”. Por Evan Bleier, 1 de septiembre del 2015.

Cody Murray es un ranchero que vive en Perrin, Texas, una pequeña comunidad de aproximadamente 35 millas al oeste de Fort Worth. El 2 de agosto del 2014, él y su padre, Jim, fueron a checar la estación de bombeo que cubre un pozo de agua en su propiedad, después de que su esposa notó agua presurizada que se escapaba. Al entrar a la estación de bombeo, Murray dio vuelta a la bomba y fue golpeado casi inmediatamente por una bola de fuego que hizo erupción del interior. Sin casi nada de tiempo para empujar a su padre lejos del peligro, Murray se llevó la peor parte de la explosión. Sufrió severas quemaduras y daño neurológico. Mientras que algunas de sus lesiones tomaron meses para sanar, mucho del daño estará con él el resto de su vida. Murray quedó con daño neurológico que causa debilidad en sus brazos y manos. No es claro cuándo o si podrá trabajar de nuevo. Además, el padre de Murray y su hija de cuatro años sufrieron quemaduras de primer y segundo grado y tuvieron que ser hospitalizados.

Massive explosion disfigures Texas landowner, and he blames fracking
[ARTICLE] Houston Chronicle. “Una explosión masiva desfigura a un dueño de tierra de Texas y él culpa a una fractura hidráulica”. Por Dylan Baddour, 2 de septiembre del 2015.
La familia cree que fácilmente pudieron haber muerto en la explosión.

“La piel estaba desprendiéndose de su cuerpo”, dijo el abogado Chris Hamilton, “Es un caso muy triste”. “Es terrible”.

Los demandados nombrados en la demanda fueron EOG Resources, Fairway Resources (una propiedad en su totalidad subsidiaria de Goldman Sachs) y tres subsidiarias Fairway.

Evidencia de Negligencia

Los Murray contrataron al abogado de Texas, Chris Hamilton, para representarlos en el asunto; quien inmediatamente se puso a trabajar para investigar lo que había pasado. Pozos de petróleo y gas rodean el pozo de agua de los Murray. Se probó más tarde contaminación de metano a alto nivel por pruebas científicas. Además, la Railroad Commission of Texas, Oil and Gas Division, en el curso de su investigación, encontraron discrepancias en los registros de mantenimiento de los pozos cercanos de petróleo y gas.

“Este es el primer caso que he tenido donde ninguno de mis expertos aceptará compensación”, dijo Hamilton. “Estos chicos no se llevarán ningún dinero porque están totalmente en ello por la ciencia y no quieren que nadie cuestione su credibilidad”.

Los propietarios de los pozos de petróleo y gas ofrecieron excusas en cuanto a que parecía que no se había dado un cuidado apropiado a los pozos en cuestión. Sin embargo, esas explicaciones no fueron convincentes.
Tal como lo detalló el Texas Tribune, los estudios encontraron que el metano y los químicos del lodo de perforación habían escapado de un pozo de Gas de Fairway mal sellado, viajaron a través de las fracturas subterráneas y finalmente, hacia el suministro de agua de la familia Murray.

Los expertos contratados incluyen a Thomas Darrah, un geoquímico de la Universidad Estatal de Ohio, Franklin Schwartz, hidrólogo de la Universidad Estatal de Ohio; Zacariah Hildenbrand, Director Científico en Inform Environmental; y Anthony Ingraffea, un profesor en ingeniería civil de la Universidad de Cornell con experiencia en fracturas hidráulicas.

La sincronización es innegable, la ubicación es innegable, la química del gas es innegable”, Chris Hamilton, el abogado de los Murray, dijo a la estación de noticias WFAA. “Este no es gas que corra de forma natural, Esto es gas que llegó de 5 a 6 mil pies bajo tierra”.

[ARTICLE] WFAA. “Los científicos vinculan la fractura hidráulica y la explosión del pozo de agua en el Condado de Palo Pinto”. Por Brett Shipp, 9 de marzo del 2017.

Las compañías de fracturación hidráulica ceden>

Hamilton presentó una demanda contra compañías de petróleo y gas. El equipo de abogados de Hamilton Wingo descubrió que los registros oficiales relacionados a uno de los pozos fracturados no tenían sentido. El pozo no tenía suficiente revestimiento para proteger agua subterránea conocida, la compañía que perforó los pozos no puso los medidores de seguridad requeridos por ley estatal para detectar fugas peligrosas de gas de fracturación hidráulica. Además de dar a Cody Murray y a su familia la ayuda que necesitaban, Hamilton Wingo deseaba prevenir que accidentes como este no ocurrieran en el futuro.

Después de que el caso histórico de Hamilton llegó a ser lo que se cree ser el primer caso en Texas en el que se usaron con éxito huellas geoquímicas para enlazar científicamente la contaminación del agua subterránea a un pozo específico de petróleo o agua, el caso resultó en una resolución confidencial. Desafortunadamente, el Sr. Murray y su familia pueden sentir los efectos de esta tragedia en los años por venir. Pero ahora él y su familia tienen los recursos que necesitan para mejorar y tener una mejor vida.

LLÁMENOS 214.234.7900

Hable Con Nuestros Abogados